<%@LANGUAGE="VBSCRIPT" CODEPAGE="1252"%> <% Hoy = Date() Dia = Weekday(Hoy,1) Select Case Dia Case 1 DiaLetras = "Domingo" Case 2 DiaLetras = "Lunes" Case 3 DiaLetras = "Martes" Case 4 DiaLetras = "Miércoles" Case 5 DiaLetras = "Jueves" Case 6 DiaLetras = "Viernes" Case 7 DiaLetras = "Sábado" End Select Mes = Month(Hoy) select Case Mes Case 1 MesLetras = "Enero" Case 2 MesLetras = "Febrero" Case 3 MesLetras = "Marzo" Case 4 MesLetras = "Abril" Case 5 MesLetras = "Mayo" Case 6 MesLetras = "Junio" Case 7 MesLetras = "Julio" Case 8 MesLetras = "Agosto" Case 9 MesLetras = "Setiembre" Case 10 MesLetras = "Octubre" Case 11 MesLetras = "Noviembre" Case 12 MesLetras = "Diciembre" End Select FechaLetras = " Asunción, " & DiaLetras & " " & Day(Hoy) & " de " & MesLetras & " de " & Year(Hoy) %> | WEB ESCUELA |
   Proyecto Web Escuela / www.webescuela.edu.py   
<%=FechaLetras%>   
  Recepción | Aula | Sala de Profesores | Biblioteca | Patio | Comunidad | Guaraní <% If Session("NombreUsuario") = "" Then %> Registrase <% End If%> Volver a la Home Contáctenos
Artística
     
 
Educación Artística - 3ro de la Media

:: Indice

1 - Borrones

2 - Degradados
3 - Trazos Fragmentados

4 - Dibujo con pincel

5 - Trazos con el pincel

6 - Proceso de elaboración

7 - Correcciones

8 - Dibujo

9 - Veladuras

10- Goma arábiga

11- Toques de luz





12- Extracción de pintura

13- Reservas
14- Raspado

15- Salpicadero

16- Pintura con esponja

17- Texturas

18- Lavado

19- Reservas con cera

20- Húmedo sobre húmedo

21- Húmedo sobre seco
Autora: Carmen Guzmán de Viguera
Diseño Gráfico: Manuel Urbano Cañete
Técnicas de Acuarela 3ª Parte
   
En esta tercera unidad voy a enseñaros algunas técnicas que os serán útiles. No es tanto mostraros lo que se debe hacer, sino lo que se puede hacer. En el marco, que estamos tratando de pintura al agua, existen infinitas maneras de aplicarla. Aprender las posibilidades de un medio tiene un efecto liberador que permite encontrar vuestro propio estilo y expresar las ideas propias con fuerza y confianza. No debéis olvidar, sin embargo, que la técnica es sólo una herramienta, la manera de pintar, ya lo dije anteriormente, nunca debe ser más importante que lo que se pinta.

  :: Borrones

Los borrones no suponen siempre un contratiempo para los acuarelistas. Si aplicamos una capa sobre otra que todavía no está seca del todo, lo más probable es que se impregne en la primera, creando aureolas de contornos marcados y dentados.

La única solución para un borrón es enjuagar con agua el papel y empezar de nuevo. A veces, se provocan deliberadamente éstos puesto que permiten efectos que no se obtienen mediante otros procedimientos. Por ejemplo, podéis conseguir una aproximación realista de los reflejos del agua en calma. Insisto en que toméis un poco de tiempo para que podáis apreciar el grado justo de humedad que requiere la primera capa, pero como orientación os digo, que en tanto que brille, aún está demasiado húmeda y los colores se fundirán sin dejar rastro, tal como sucede en lo que explicaré posteriormente en la técnica de húmedo sobre húmedo.

Los borrones no suponen siempre un contratiempo para los acuarelistas. Si aplicamos una capa sobre otra que todavía no está seca del todo, lo más probable es que se impregne en la primera, creando aureolas de contornos marcados y dentados.

 

  :: Degradados

Por este procedimiento conseguimos la transición suave y gradual de un color a otro. Podemos pintar húmedo sobre húmedo, la humedad de la base favorece que los colores se fundan entre sí.

Para evitar los contornos que se forman donde el color termina o allí donde se junta con otro, os aconsejo pasar ligeramente una esponja o un pincel húmedos por encima, antes de que se seque. Para sugerir la redondez de una fruta, debéis usar la pintura bastante seca y aplicarla con pinceladas pequeñas.
Doy un ejemplo práctico para que sea más fácil. Después de aplicar una capa de verde pálido, sobre la pintura todavía húmeda se añaden tonos verdes más oscuros y marrones. Cuando la superficie está seca se crea la gama tonal con pequeñas pinceladas de pintura cuidadosamente fundidas entre sí con ayuda de un pincel húmedo.

  :: Manchas

Esta técnica es un excelente método para relajarnos del academicismo y sugerir nuevas ideas visuales. El hecho de someter un cuadro al capricho del azar puede tener un efecto liberador y puede sugeriros un nuevo modo de pintar.   Las formas que adoptan las manchas dependen de la altura desde la que se dejan caer las gotas de pintura, de su consistencia y de la inclinación del papel. Las manchas también las podéis usar de forma controlada y selectiva para sugerir la textura de los árboles, de las flores o de los guijarros en una determinada zona del cuadro.
En cierto sentido, pintar con manchas es una manera constructiva de hacer garabatos.

 


  :: Trazos fragmentados

 

Una de las paradojas de la pintura es la de que jamás una amplia superficie monócroma parecerá ni tan llena de color ni tan realista como lo pueda parecer una superficie fragmentada o de textura rugosa.


Michael Cadman -Granja de Cornualles-

A pesar de la ausencia de colores vivos, como podéis comprobar en el dibujo, el cuadro posee una calidad luminosa, gracias a la manera en la que la pincelada, fragmenta cada zona en una multitud de trozos “distintos”. Os voy a enseñar como pinta esta técnica. Lucy Willis.

Trabaja sobre papel seco sin esbozo previo. Empieza haciendo pequeños puntos y trazos de color y luego trabaja alternativamente las diferentes partes de la composición. Sus efectos guardan todo su frescor y claridad gracias a dejar cada pincelada, en su estado inicial, excepto donde busca una ligera gradación, en este caso basta con controlar la cantidad de agua a utilizar.

Estos dos detalles os revelan la fascinante sensación de puntos de luz que pueden crear pequeñas pinceladas separadas entre sí por espacio de papel blanco níveo.

 



  :: Dibujo con el pincel

Dibujar directa y libremente con el pincel produce un gran placer. Atreveros a probarlo. Los acuarelistas chinos y los japoneses han hecho de esta técnica un verdadero arte.
Una ligera presión con un pincel de medida intermedia produce unos trazos limpios y delicados. A mayor presión más grueso resultará el trazo, lo cual os va a permitir dibujar una línea cambiante de grosor e intensidad. Presionando todavía más el contacto de la férrula con el papel, se dibujará la huella del pincel en lugar de una línea.
Esta técnica se puede combinar con otras y es muy productiva para crear sensación de movimiento en figuras, animales o incluso paisajes.


Christopher Baker -Beach Head-

  :: Trazos con pincel

Es importante la forma del pincel para dar los trazos adecuados y así producir sensaciones de movimiento y de inquietud. En esta acuarela de Donald Pass, la impresión que nos produce está originada por esto que acabo de explicaros. El uso distintivo y altamente individualizado de pinceladas con una orientación precisa.

Algunos pintores utilizan un pincel plano y ancho que les permite seguir el sentido de las formas, mientras que otros prefieren un pincel redondo a fin de crear una red de líneas de colores o tonos distintos. Otra técnica práctica, que podéis probar, para pintar hojas, es el pincel seco que crea una textura suave ya que la pintura seca sólo cubre el papel parcialmente.

En esta acuarela de John Tookey, un pincel suave de trazo ancho define el cielo y una gran parte del primer plano, contrastando con el trazo fino y lineal usado para los barcos y sus reflejos.


Juliette Palmer en esta obra del <Estanque y vegetación> realiza el dibujo y la textura mediante pinceladas cortas y precisas. Fijáos bien en la variedad de trazos: puntos y pinceladas pequeñitas para las hojas superiores, pinceladas largas para los juncos y pinceladas más anchas para los reflejos. Probad vosotros en esos paisajes tan maravillosos que tenéis a vuestro alrededor.

  :: Proceso de elaboración

Dado que las acuarelas son semitransparentes, no se pueden aplicar los colores claros sobre los oscuros. Por tanto, debéis comenzar por los colores claros progresando gradualmente hacia los más oscuros, mediante lavados o pinceladas sucesivas.
Elijo esta imagen para que la lectura de la misma, de izquierda a derecha, os ilustre lo que acabo de explicar.

El cielo, la parte más clara del cuadro, se pinta en primer lugar. Con la pintura todavía húmeda se extiende una capa de verde claro sobre el árbol y el primer plano. Las partes más alejadas del árbol son tratadas con un color azul verdoso y las ramas con un ocre claro. Cuando el papel está completamente seco se añaden los tonos oscuros, procurando que los bordes sean nítidos. El follaje adquiere mayor profundidad al aplicar detrás del árbol un tono azul verdoso más frío.
Creo que si estas orientaciones las ponéis en práctica podéis aprender rápidamente, conceptos que a simple vista no parecen fáciles. ¡Mucho ánimo y entusiasmo! Todo lo podréis con constancia.
  :: Correciones

Con frecuencia se cree que no es posible corregir la acuarela, pero, en realidad, existen diversas maneras de rectificar o modificar determinadas partes de una acuarela. Fijáos bien en lo que voy a deciros.
Si advertís un error al principio, poned el papel bajo el grifo y retirar suavemente la pintura con una esponja.

Para zonas más pequeñas, humedeced una esponja, o un pincel en el caso de pequeños detalles, y retirar el color que os moleste.
Conviene saber que algunos colores son más permanentes que otros, el verde oscuro, y el azul ultramar, por ejemplo son muy difíciles de retirar totalmente y que algunos papeles retienen el pigmento con obstinación. El papel ARCHES es uno de los más obstinados, sin embargo el SAUNDERS reacciona muy bien.

Cuando estéis al final del trabajo puede suceder que os deis cuenta de la existencia de un exceso de bordes marcados o la insuficiencia de toques de luz. Los bordes se pueden esfumar con un bastoncillo de algodón mojado.

Las pequeñas manchas e imperfecciones se rascan fácilmente con un cuchillo o una hoja de afeitar. Rascar suavemente para evitar romper el papel. Una esponja o un trozo de papel secante absorben un color que por accidente se ha desbordado por encima de otro y ha provocado un efecto no deseado.

  :: Dibujo

Como he explicado anteriormente las acuarelas no aceptan modificaciones radicales (excepto si se las pone bajo el grifo y se empieza nuevamente) es preferible una planificación previa por lo que habitualmente se empieza dibujando el tema sobre el papel. Los dibujos preliminares suponen una problemática especifica para la acuarela. Por ejemplo, a veces se transparentan los trazos en las zonas más pálidas. Para evitar este inconveniente tenéis que dibujar muy fino y no hacer sombreado alguno.

El dibujo no debe ser otra cosa que una guía para recordar las zonas que hay que reservar para los toques de luz y dónde hay que aplicar los primeros lavados.

  :: Veladuras

Puedo deciros que las veladuras es lo característico de la acuarela. Se pueden adquirir efectos maravillosos con esta técnica. Fijáos lo que podemos hacer con veladuras. Consiste en la cantidad de agua que pongamos a los pigmentos.

Aquí podemos apreciar perfectamente la transparencia ligeramente acaramelada de la pintura. Ya os he dicho que para obtener veladuras se puede utilizar o bien un medio especial o bien agua, aunque la obtención de la consistencia adecuada requiere un poco de práctica.

  :: Goma arábiga

Este es el medio que, junto con la gelatina, sirve de aglutinante para los pigmentos de las acuarelas. En esta acuarela veis como los colores se funden delicadamente entre ellos, aunque las pinceladas son visibles en las zonas donde se ha utilizado goma arábiga, especialmente en la izquierda, y la pintura a permanecido en los lugares donde se ha aplicado.

La goma arábiga podéis comprarla embotellada y, a menudo, se usa como pintura. Si añadís un poco de goma arábiga en el agua cuando se diluye la pintura, le da más cuerpo, lo que la hace menos fluida y más fácil de mezclar. Es particularmente eficaz para las acuarelas que se elaboran a partir de pequeñas pinceladas ya que evita que los colores se entremezclen.

  :: Toquez de luz

La luz que refleja el papel blanco es una parte esencial de una acuarela. La mejor manera de obtener toques de luz centelleante es la de reservar zonas en blanco pintando a su alrededor. Esto significa que antes de empezar a pintar hay que tener una idea muy clara del emplazamiento de los toques de luz.


Paul Riley -Rosas y ciruelas damascenas-

No todos los toques de luz son inmaculadamente blancos: en una acuarela donde todos los tonos son oscuros, un exceso de blanco puede estropear la armonía del conjunto.

A veces le doy una tintada al papel con té o café. Toma un color muy interesante y ayuda cuando, por ejemplo, vamos a trabajar en tonos ocres, azules, rojos. Esta tintada quita un poco el blanco del papel y puede añadir belleza a la acuarela.
Se puede necesitar un toque de luz suave y difuso sobre un objeto redondo, por ejemplo una fruta.
La pintura se aplica con cuidado alrededor de los toques de luz, y el tono más oscuro se pinta húmedo sobre húmedo. La pintura se mantiene fluida: una duda insignificante en los primeros pasos puede destruir con facilidad la calidad del color.
En lugar de aplicar una capa transparente y uniforme sobre el conjunto de la fruta para introducir posteriormente los tonos oscuros, cada color es tratado de forma independiente aunque lo vayamos a cubrir con nuevas capas en fases posteriores.

Con el papel completamente cubierto y con las capas principales aplicadas, cada uno de nosotros debe decidir donde hay que dar énfasis con tonos claros u oscuros.

  :: Extracción de pintura

No se trata sólo de un método para corregir errores, es también una técnica en sí misma que usamos para difuminar los bordes, aclarar y modificar el color, y crear los toques de luz que no pueden reservarse. Así el efecto de un cielo azul con nubes en movimiento se consigue fácilmente aplicando un lavado azul y pasándole por encima una esponja, un pincel o un papel absorbente cuando aún esté húmedo.

El dramatismo de este cielo se ha creado de manera muy simple, con un lavado gris cálido degradado sobre un amarillo y un rojo fundidos y secos. Con el gris todavía húmedo hemos creado las nubes absorbiendo la pintura con las puntas de un papel secante plegado.

  :: Reservas

No todos los acuarelistas están de acuerdo en utilizar ciertos métodos para reservar, considerándolos como una estafa o simplemente demasiado mecánicos.
Los dos objetivos prioritarios de reservar son crear toques de luz en determinadas zonas de un cuadro o bien proteger una parte del mismo mientras se trabaja en otras.

La goma de reserva la podéis adquirir bajo forma líquida incolora o ligeramente teñida de amarillo. Se aplica con un pincel (que debemos limpiar rápidamente con agua para no estropearlo) y cuando están absolutamente secas se pinta encima. Cuando se ha terminado se retira la goma frotando suavemente con la yema del dedo o con una goma de borrar.

Una de las características interesantes de la goma de reserva, es la de permitirnos pintar en negativo. Las pinceladas pueden tener las más variadas formas y se pueden crear preciosos efectos al combinar trazos anchos y estrechos, manchas y pequeñas gotas.
La cinta de reserva es muy útil para pintar edificios. Permite pintar libremente, sin temor a estropear un contorno que interesa que permanezca perfectamente recto. Probad vosotros, ya veréis las cosas tan interesantes que podéis hacer.


  :: Raspado

Este método es utilizado a menudo para pequeños toques de luz que no se puedan reservar debido a su tamaño, como es el caso de los reflejos de luz sobre la hierba en el primer plano de un paisaje.

El raspado se efectúa con un cuchillo puntiagudo, un escalpelo, un cutter o incluso con una hoja de afeitar. También suelo utilizar una lija fina.
Esta técnica requiere un papel de buena calidad y de un gramaje razonable para ser aplicada con un resultado satisfactorio.
El delicado y complejo dibujo de la espuma del mar se ha realizado con un punzón.

  :: Salpicadero

Salpicar un papel con pintura, método hasta hace poco considerado como no ortodoxo, es aceptado en la actualidad, por la mayoría de los acuarelistas como un método excelente para dar vida a una zona de color plano o para sugerir textura.

El salpicado es un método impredecible y requiere un poco de práctica antes de poder prever el efecto resultante, por lo que os aconsejo que hagáis pruebas en un papel antes de correr el riesgo de estropear una acuarela. Con papel de periódico se protege la parte superior del cuadro mientras se proyecta la pintura sobre los árboles y sobre el primer plano.

Para un salpicado fino, cargar un cepillo de dientes con pintura bastante espesa, sujetarlo horizontalmente sobre el papel y pasar el dedo sobre las cerdas orientadas hacia arriba. También podéis golpear secamente con el mango de otro pincel. Voy a daros un consejo. Si se usa la técnica para sugerir la textura de una playa arenosa, puede ser necesario salpicar un color pálido sobre otro. En este caso lo mejor es utilizar un vaporizador bucal.

  :: Pintura con esponja

Ya os expliqué en otro momento la utilidad de la esponja en la técnica de la acuarela. Ahora os voy a ampliar un poquito. Aplicando la pintura sobre un papel con una esponja se crea un efecto moteado imposible de obtener con un pincel. Es un excelente método para describir texturas y al mismo tiempo para sugerir formas modificando la densidad de la pintura según las zonas.

Arthur J.Barbour nos dice mucho en esta acuarela. Una esponja vegetal es ideal para sugerir la textura de un follaje estival, como el que estáis contemplando. El artista ha conseguido crear una rica y viva gama de colores con la superposición de múltiples capas, variando la presión de la esponja. Este procedimiento le permite dar densidad a determinadas áreas al oscurecerlas, y obtener en otras un efecto de ligereza de estilo puntillista. Fijaos bien. Las pinceladas usadas para la barca, el agua y las ramas contrastan con las texturas suaves y los trazos fragmentados.

  :: Texturas

Existen dos tipos de texturas: las texturas per se, que se elaboran con la finalidad de crear una superficie interesante en una acuarela, y las texturas imitativas, cuyo objetivo es reproducir el equivalente pictórico de una textura existente en la realidad.

  • Texturas per se. Los papeles de grano grueso permiten efectos espectaculares, puesto que la pintura, al repartirse de forma irregular da como resultado zonas de color fragmentado con espacios blancos entremedio.
  • Texturas imitativas. Diversas de las más conocidas técnicas para hacer que la pintura reproduzca la textura de las piedras, la corteza de un árbol, un tejido, etc. Os voy a decir un truco para que lo pongáis en práctica. Consiste en mezclar acuarela con jabón. Esta mezcla produce un efecto similar al de la mezcla con goma arábiga.

La pintura pierde buena parte de su fluidez y conserva perfectamente las huellas del pincel, lo cual abre un amplio campo de acción para la textura. Las burbujas, al secar, dejan aureolas y manchas sobre el papel, muy interesantes.
También podéis obtener efectos fascinantes esparciendo cristales de sal sobre la pintura húmeda.

La pintura pierde buena parte de su fluidez y conserva perfectamente las huellas del pincel, lo cual abre un amplio campo de acción para la textura. Las burbujas, al secar, dejan aureolas y manchas sobre el papel, muy interesantes.
También podéis obtener efectos fascinantes esparciendo cristales de sal sobre la pintura húmeda.

  :: Lavado

Vamos a tratar de un punto interesante en la acuarela. Fijáos bien porque en la realización del mismo podéis obtener bellos resultados.. En la naturaleza, los colores raramente se encuentran planos y uniformes, por lo que, a menudo es necesario aplicar un lavado degradado de oscuro a claro o un lavado de varios colores.

Un lavado degradado se matiza de oscuro a claro y se aplica de la misma manera que un lavado plano, la única diferencia radica en que a cada pasada de pincel se añade más cantidad de agua al pigmento. La pintura debe mantenerse tan líquida como sea posible de manera que cada pincelada se entremezcle con la de debajo. No intentéis nunca repintar una superficie que no se ha quedado como deseabais. Con la esponja se consiguen quizá mejores resultados que con el pincel, puesto que es más fácil controlar la cantidad de agua necesaria.

Esta acuarela de Robert Tilling, <Reflejos de un embalse>, debe sus efectos a la manera en que cada color se funde con el contiguo sin crear rebabas. Los lavados multicolor debéis aplicarlos con rapidez y sin vacilaciones. Os pongo un ejemplo donde la pintura se ha preparado antes de empezar.

Se trabaja sobre un papel húmedo y con el tablero ligeramente inclinado. Se gira el tablero del revés para aplicar el amarillo, rojo y azul, volviéndolo a girar para añadir el gris sobre el azul. Una vez que los colores se han entremezclado, creando el efecto deseado, el cuadro se deja secar en posición horizontal. Probad vosotros y veréis que paisajes tan llenos de luz obtenéis.

Ahora voy a explicar otro objetivo que tiene el lavado en la acuarela, porque tiene funciones diversas: algunos simplemente sirven como de telón de fondo para un “espectáculo visual”, mientras que otros funcionan como capa subyacente para el trabajo subsiguiente. Una de las mejoresmaneras de dar expresión a un lavado es usando la textura del papel como parte integrante del conjunto.

El grano del pigmento que a veces se hace visible al aplicar una capa húmeda sobre otra seca puede aportar interés a una acuarela.
Christopher Baker, <Tor Cros, Deron> construye su cuadro básicamente por aplicación de lavados sucesivos, sin embargo, al haber usado un papel extremadamente rugoso, adquiere un vivo aspecto de trazos fragmentados. La arena de la playa y las pequeñas olas se obtienen dejando zonas de papel sin pintar.


  :: Reservas con cera

Esta técnica se basa en la incompatibilidad entre agua y aceite, y consiste en hacer que la pintura sea repelida en determinadas zonas y que se impregne en el papel en otras.
Es una idea sencilla, como podéis comprobar vosotros, para obtener resultados mágicos. Si dibujamos o rayamos ligeramente con cera sobre un papel y a continuación se pinta con acuarela, la cera repelerá la pintura. Podéis usar una vela ordinaria o los lápices de cera que tenéis en la escuela. Es una técnica eficaz para que imitéis texturas naturales como la de las rocas, acantilados o troncos de árbol.

Una manera excelente de aprender a utilizar esta técnica, se dibuja una muestra con lápices de cera y se pinta encima con acuarelas. ¿Véis el resultado?   Moira Huntly, <Naturaleza muerte con tajadas de melón>. Ha creado colores que vibran y texturas llenas de vida utilizando cera de vela bajo la acuarela, y lápices de cera debajo y encima de ambas. Otra variante consiste en rascar los trazos de lápiz de cera de la superficie con una hoja de afeitar.



  :: Húmedo sobre húmedo

El nombre es suficientemente explícito. Las capas de pintura se aplican sobre las precedentes sin esperar a que se sequen, de manera que se unen los bordes marcados.

El papel debe humedecerse a fondo y debe permanecer húmedo durante el tiempo que dure el trabajo.

 

Después de hacer un dibujo preliminar sobre el papel seco, humedecéis la superficie con una esponja impregnada de agua ligeramente coloreada, para obtener el fondo de color. Con ayuda de un pincel ancho dejáis caer gotas de color que se esparcen y funden libremente. Dejad secar un poco el papel antes de añadir los colores más oscuros, puestos que en estas zonas deseáis obtener unos bordes más nítidos.

 

Debido a que esta técnica no permite reserva de toques de luz, éstos los realizaréis con blanco opaco. CActo seguido introduciréis una pintura más espesa para continuar la acuarela. Unas pinceladas poco definidas dan forma a hojas y flores y producen un efecto de profundidad.

La técnica del húmedo sobre húmedo es tan divertida y seductora que es difícil controlarse a sí mismo.
Ahora trabaja húmedo sobre húmedo sólo en la zona del jarrón, habiendo dejado secar intencionadamente el papel de su alrededor para evitar que la pintura se corra. ¿Véis qué bonito queda?

 


  :: Húmedo sobre seco

 

Consiste en pintar sobre pintura seca. Esto puede añadir riqueza al color, particularmente cuando se ha utilizado sobre color puro.

 

Uno de los aspectos más exasperantes de la acuarela es tener que esperar, a veces largos ratos, a que se seque una capa para poder aplicar la siguiente. Yo recurro al secador de pelo, a condición que la pintura no esté muy líquida ya que se podría salpicar todo el papel.
Ronald Jesty, <Iglesia de St George> Portland. Logra un cuadro luminoso de gran nitidez, trabajando húmedo sobre seco con un uso preciso del claroscuro.

Jean Canter, <Hojas de otoño>. Lo pongo por ejemplo, porque este pintor ha combinado las técnicas de húmedo sobre seco y húmedo sobre húmedo. Ha empezado la obra pintando individualmente cada hoja sobre un papel ligeramente humedecido y permitiendo a los colores esparcirse libremente. El efecto de las delicadas ramificaciones blancas se consigue con goma de reserva, como expliqué anteriormente, mientras que las más oscuros se han dibujado sobre pintura húmeda con un palillo.

En esta primera parte de los temas sobre acuarela, he procurado perfilar las técnicas más utilizadas por los acuarelistas. Con ello espero haber aportado elementos suficientemente sugerentes para invitaros a la reflexión y a la experimentación; de todas maneras conviene que no olvidéis que las técnicas no son más que instrumentos para expresar ideas. Vosotros tenéis un campo enorme donde plasmar vuestra rica imaginación y espíritu de trabajo. Así que mucho ánimo y siempre adelante.

 

 

   
Copyrigth 2003 / www.webescuela.edu.py                          Auspician / Colaboran / Privacidad de la información / Condiciones de Uso / Accesibilidad